Autores Marvel y sus trabajos para otras compañías 5

Por Horacio


Para aquellos que lo notaron, quiero pedirles una disculpa por la ausencia. Pero aquí estamos, listos para retomar nuetra serie de artistas (escritores o dibujantes) y sus trabajos para otras compañias. Esta vez le toca revista al escritor más tramposo pero espectacular y efectivo que la casa de las ideas tiene: Mark Millar.

Este escocés comenzó escribiendo para la revista 2000 AD para después hacerse cargo de Swamp thing. Debido al éxito obtenido, trabaja en otras series ya sea en formato de one-shot o en miniseries donde destacan Action Comics, Superman Adventures y novelas gráficas como Superman: Red son, Aztek y JLA: Paradise Lost para DC Comics. Pero también ha metido mano en Vampirella para Harris Comics y la serie que decidí tocar hoy. Quizá sea un título que todo mundo conoce y probablemente muchos también hayan leído los arcos que escribió para ella, pero opté por ésta porque VID comenzó a publicarla pero la canceló apenas iniciado en número dos de su primer arco. Me refiero, por supuesto, a The Authority para Wildstorm. Y es que Cuando la colección The Authority se inició de la mano deWarren Ellis y Bryan Hitch, la verdad es que poca gente daba un peso por ella. Aunque Ellis ya gozaba de cierta fama, debido a sus trabajos anteriores para Marvel (“Excalibur”, “Druida”) o la propia Wildstorm (“DV8”), "The Authority" no era, para mucha gente, más que un spin-off de una serie que nunca había funcionado demasiado bien, "Stormwatch", serie de la cual, en su última etapa, se habían hecho cargo los propios Ellis y Hitch, dándole un vigor que no bastó para salvarla. Pero la sorpresa es que “The Authority” se convirtió en una colección que marcó el camino a seguir para muchas otras. "The Authority" fue, como el título de este artículo indica, el prólogo a una nueva época para el cómic de superhéroes.

Como dije, Authority fue creada originalmente por Warren Ellis y Bryan Hitch quienes como ustedes saben son dos de los autores favoritos de los fans. En su momento hablaremos de ellos, por cierto. Estuvieron al frente durante doce números (aproximadamente un año) y se encargaron de darle un vuelco a los superhéroes que va desde actitud hasta comportamiento ético. Esos primeros doce números vieron la luz en español en México. Al finalizar dicho periodo, el propio Ellis cedió la batuta a Millar y a Frank Quitely (también checaremos algo de él después) después de ver su desempeño en la miniserie de Jenny Sparks junto con el dibujante McCrea.. Ellis comenzó por crear arcos argumentales de cuatro números y mantenerlos sobre la misma base así que escribió tres brillantes durante su estadía en el título: el primero donde el equipo enfrenta a la organización terrorista más fuerte del planeta, el segundo, contra una invasión interdimensional y el tercero, contra dios (o algo parecido, al menos).

Para lograr que la escala continuara a niveles creativos todavía más altos, Millar comenzó por respetar los lineamientos básicos pero convirtió al equipo en tipos con personalidades definidas pero con una actitud de macho rompe madres. Es decir, sin dejar a un lado el concepto heróico, decidió meter asuntos polítos. También rompió esquemas y se atrevió a ir donde el pripio Ellis no fue. Para ello, decidió dotar al equipo con fuerza propia, sin importar lo que cualquier gobierno pudiera decir así que el equipo crea sus propias leyes, se lanza contra gobiernos corruptos, salva refugiados y asume el rol de padres del mundo. Por supuesto, en el camino su ego aflora y se vuelven celebridades que saben explotar muy bien su imagen. También decide sacar a la luz lo que hasta ése entonces se había insinuado pero no confirmado: la homosexualidad del equivalente a Superman (Apolo) y Batman (Midnighter) jugando con lo que todo mundo sabe sobre los personajes principales de DC y permitiéndonos ver cómo sería si lo asumieran.

Su serie comienza jugando al estilo Planetary. Para ello, en su primer arco, “Natividad”, nos ofrece una lucha contra todo el equipo marvelita. Primero, los enfrenta contra el equivalente de los Avengers (y creo que de ahí salieron los ultimates, pues tienen exactamente las mismas características) en una batalla épica y con el final que definiría su estilo: espectacular. Las mejores secuencias de acción y la mejor forma de terminar con el enemigo (a veces no es mejor matándolos, sino hacerlos sentir miserables). Después toca el turno a una versión de los X-Men, pasa por más personajes y finaliza contra el equivalente al mismísimo Jack Kirby. En final siemplemente es increíble por diferente, controvertido e innovador. Además, somos testigos de la primera boda gay en los cómics. El arte de Quitely es espectacular y uno adivina que lo controversial es lo de hoy desde las portadas. En el número 15, por ejemplo, vemos la versión retorcida de cierta imagen del mesías en forma de Jacob Krigstein como María y la nueva Jenny Sparks como Jesús.

En el segundo arco, llamado “Tierra infierno” la amenaza creció nuevamente (¿se puede? ¡claro!) pues ahora fue contra la mismísima Tierra, quien cansada de ver cómo los humanos la destrozan decide terminar con ésa especie tan desagradable. Para ello, interviene un doctor caído en desgracia y evidentemente superpoderoso. Humor negro a raudales (el enfrentamiento final entre Authority y el doctor comienza con las palabras de éste último: “maricas primero”) y otro final si no sorprendente en sí, sino bastante atípico están presentes aquí. Por cierto, México es ecenario en una de las batallas dado que se requirió que TODA la población mundial fuese transportada a otra tierra.

El último arco que contó con un número especial que sirvió de base para The Monarchy, otro equipo similar creado aprovechando el éxito del título, se llamó “Un mundo feliz”. La histoira se desarrolla a partir de la respuesta que los gobiernos tienen debido a la interferencia de authority y el rol que tienen. Para ello, crean un nuevo superequipo que va a partirles el hocico al original y se apoderan del puesto. Auqnue no los matan, sí se dedican a la humillación total de cada uno. Después del primer número de cuatro, Millar tuvo problemas de salud y Quitely abandonó la serie. Por ello, entre el número uno y dos, Tom Peyer y Dustin Nguyen entran al quite contando una historia de ésta nueva Authority corrupta. Al terminar los cuatro números de rigor (que no los recomiendo particularmente, por cierto), Millar regresa a terminar el arco con Arthur Adams en los lápices. Aquí el momento crudo se hace presente porque la humillación es extrema. La violencia no siempre es física (aunque Apolo sí que la tiene) pero suele ser más dura. El título se volvió todavía más adulto por lo que al final tuvo que ser cancelada para lanzarse en formato para “lectores maduros”. Quizá no sea la mejor historia de la serie de Millar pero sí que fue la más controversial. Adams dejó el titulo porque la editorial (Wildstrom pertenece a DC) censuró su trabajo. De hecho, éste servidor tuvo oportunidad de ver el trabajo censurado y créanme cuando les digo que en verdad estaba fuerte. Este material mostraba una violación a Apolo, otra a Swift y otra para Angie. Por ello, el último número lo dibujó Gary Erskine.

Authority merece un lugar especial en mi comiteca. Especialmente este primer volúmen de 29 números. Millar desde mi punto de vista, fue quien revolucionó la forma de contar historias de superhéroes y definió un estilo que hoy en día la mayoría de las editoriales ha adoptado. También a pesar de que se le ha colgado el título a Ellis, creo que él es el responsable de hacer verdaderas secuencias espectaculares. Si no, en Marvel pueden ver algunas. Ultimates, Ultimate Fantastic Four (donde en la tierra zombie lanza autos contra ellos de una forma que nunca habíamos visto o en el debut de ultimate Namor donde el agua en verdad se vuelve peligros y letal), Ultimate X-Men, Marvel Knight Spider-Man, algunas de Wolverine que Televisa ya editó e inclusive en otras series.También ha publicado Wanted, Chosen, The Unfunnies y Red Razor. Finalmente, al inicio dije que era un tramposo. Efectivamente, lo es. Sus guinoes son elaborados y de momento la victoria de los protagonistas se vuele prácticamente imposible. Pero demuestra que con buen humor, una actitud positiva y una ironía delicada, todo es posible. Todo un banquete leer a este señor.


lunes, 19 de marzo de 2007

5 Comments:

LaCovacha said...

Tramposo???? oh dios y en que forma, the Ultimates V2 12, me a mostrado el "giro" argumental mas drastico que e visto en los comics, y de paso le sa un nuevo significado a la palagra "vengadores"

Por Dwarf

Arnulfo said...

Buena sinopsis, pero difiero en el título, Mark Millar no es un escritor de Marvel exclusivamente, Marvel lo ha contratado así como otras compañías, el caso de The Authority es claro y no hay más que decir, Millar es un excelente escritor y no pertenece a MArvel.

Horacio said...

Gracias Arnulfo. De hecho, Mark Millar no tiene contrato de exclusividad, es cierto. Sin embargo, el título que elegi se refiere a los creadores que publican en Marvel y lo que hacen en otras compañías. Tienes razón en ti comentario.

Dwarf said...

Horacio y Arnullfo, Millar si tene contrato de exclusividad con marvel por lo menos asta el 2008 (al igual que hich) aunque le permiten escribir comics de "su propiedad" en otras editoriales atraves de su proyecto MillarWorld, este es el caso de Wanted o The Unfunies.

Y creo que actualmente Millar se puede catalogar como un escritor marvel ya que el 90% de su trabajo lo a hecho en marvel y de hecho Marvel fue quien lo lanzo al estrelleta, ya que the authority fue la que lo saco del anonimato, mas no lo lanzo al puesto que ocupa actualmente en el mundo del comic.

Horacio said...

Me disculpo