Una CARTA de presentación… (Joker Parte I)

Por: Dash

La carrera del en ese entonces joven y lozano Batman parecía muy tranquila y relativamente fácil hasta que por ahí de 1940, le cayó como balde de agua fría la llegada del señor de las risas: El Joker.

Y aunque la carrera de nuestro enmascarado amigo ya era lo suficientemente popular para rivalizar con el mismo Superman, no fue hasta que los encuentros con el villano sonrientes se volvieron recurrentes, que la rivalidad entre los dos los llevó superar cualquier otra historia…

Al pasar de las páginas de Detective Comics y volverse una serie regular de 64 páginas, los creadores de Batman (específicamente Bob Kane) se vieron presionados por la rapidez y la innovación en las historia que tenían que crear para satisfacer a un publico voraz que crecía cada vez mas rápido.
De esta manera nace, como un acto desesperado y gracias a la colaboración de uno de los asistentes de arte llamado Jerry Robison, uno de los villanos que mas ha marcado la historia del cómic, llegando a superar en fama a su contra parte heroica y ganándose un lugar especial entre los lectores: The Joker (También conocido como El Guasón).



El tiempo ha pasado y hemos visto desfilar ante nosotros un sinfín de personajes malvados y movidos por el odio, para al final ver como son olvidados para nunca volver.

Esto nunca ha pasado con El Joker. ¿Por qué ha tenido tanto éxito? ¿Porqué prevalece donde otros fallan?
A mi gusto porque es Aterrador. Hemos conocido a miles de villanos con extraordinarios poderes, con trajes y armas más allá de lo normal, algunos poseen una fuerza con la que podrían hacernos trizas en un parpadeo, pero el Joker no es así. El es real.
Y en él vemos reflejados nuestros temores de la infancia; el miedo a la figura imponente que nos hacia llorar cuando éramos niños, aquel rostro grotesco que con el tiempo nos causo risa. Así llega nuestro villano, con aquella broma mortal que nos matará de risa.

El Joker empezó su carrera delictiva haciendo cosas terribles, que además resultaban espantosas para la mente de los primeros lectores de aquella época. Él no solo mataba a las personas, sino que al morir, llevaban como sello único esa malvada sonrisa que emulaba la del mismo asesino. Es precisamente esta sonrisa la que más nos llama la atención y a la vez nos asusta. Nos refleja de manera explicita la felicidad y la locura de su poseedor al momento de realizar un crimen o al simplemente planearlo.

Por lo general todo villano tiene un odio y un resentimiento hacia un héroe en específico y por lo general esos sentimientos son el único motivo que los impulsa a realizar actos maléficos. Este no es caso de El Joker, él causa un mal por el simple hecho de disfrutarlo tanto como disfruta de su propia locura; más allá de querer causarle la muerte a su enemigo, lo prefiere como espectador de sus actos, sus asesinatos y escapes, emulando una obra de teatro de la cual se siente orgulloso al hacer de actor principal…



Desde su primer aparición, el Joker ha sido el villano más duradero en la vida de los cómics, superando al mismo Lex Luthor en lo que a ventas se refiere. Simplemente entre 1940 y 1954, aparecía por lo menos una vez al mes en alguno de los títulos de Batman, en ese entonces: Detective Comics, Batman, World’s Finest Comics y Star-spangled Comics, llegando a aparecer constantemente en todas ellas a excepción de la última.

Pero algo sucedió 1956 que dio un gran golpe en lo que a historias del Joker se trata: Nace la Comics Code Authority, que como sabemos se encargo de censurar y echar a perder muchas series y convertirlas en meros cuentos para niños. Probablemente en dicha institución pensaron que un personaje tan retorcido como el del Joker era motivo de malas influencias, en un tiempo en el que todo lector de comics (y no se diga escritor) estaba haciendo un pacto malvado y llevando su vida a un pozo sin fondo lleno de oscuridad. Afortunadamente un año después llegaron algunas personas que por así decirlo “permitieron” el regreso del villano, obviamente midiendo sus actos y disminuyendo drásticamente sus apariciones.

Y fue probablemente esta restricción la que con el tiempo convirtió al Joker en lo que es actualmente, al ser siempre derrotado, avergonzado y llevado a su limite, el Joker tenia que inventar nuevos y más tontos planes para representar un reto para Batman…


Así pues podemos encontrar un Joker dividido en tres facetas: La primera como un asesino y desgastado criminal, la segunda como un bufón en la cual echaba mano de los mas absurdos planes y artilugios para terminar en situaciones igualmente estúpidos y finalmente un renacimiento en donde aparece como una figura puramente malvada, pero esta vez enfrentándose aun Batman igualmente sombrío.
Aunque esta última faceta llegará con The Killing Joke, Arkham Asylum y The Dark Knight…


Continuara…
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Jajajajajajaja!!!!!!!!!!!
DaSh

martes, 15 de julio de 2008

1 Comment:

SpiderGámez said...

Esperare la segunda parte, artículo muy interesante.